La nave de los locos

Stultifera navis

La nave de los locos es un símbolo medieval que expone la idea de navegación como finalidad en sí, es decir, contraria al concepto de tránsito y evolución. Por eso suele representarse con una mujer desnuda, una copa de vino y otras alegorías de los placeres terrenos.

Cirlot, J.E. (1997): Diccionario de símbolos, Siruela.

La nave de los locos gira en torno a una pregunta: ¿Por qué navegar?, ¿hay algo que buscar?, ¿tenemos puerto, una meta? . Si hay meta hay camino. Si no hay meta, estela y redes.

En el mundo medieval la opinión era que claro que sí… habemus portum,  un portum tan puro que ni estaba en este mundo – tan transcendente como las ideas de Platón (ver artículo de la Reverenda)-. Entonces lo importante no era navegar, sino llegar a un lugar donde las Ideas son claras y distintas.

De ahí la imagen del cazador, símbolo del buscador que no alcanza el conocimiento porque busca y busca en una espiral donde  la repetición y la persecución de lo transitorio enloquecen el corazón del hombre (Lao-Tsé, en Cirlot, 1997), y que Pío Baroja relata así: la tradición vasca Abade chacurra (=los perros del abad) cuenta que un abad muy aficionado a la caza se hallaba meditando mientras una liebre pasó por ahí. Los perros del abad, al sentirla, salieron tras ella, y tras ellos el abad, abandonando el templo y quedando condenado a una incesante carrera.

Pero nosotros los locos vemos la cosa al revés.   Pensamos que  el conocimiento no se caza porque no hay un puerto sino muchas playas. Nos interesa más navegar que llegar, errar que establecernos,  escuchar que largar…. (perdón, no quiero parecer Paulo Coelho). Twittear que pontificar.

No vemos la realidad (las aulas, la mente, el entusiasmo….) como un mecanismo predecible y controlable, sino como una red orgánica , donde lo fundamental son las relaciones[1].

Por ello consideramos provisional no sólo la vida, sinó el conocimiento. Nunca adquirido para siempre,  ligado a otros twitteos…. en alerta para no llegar, para no asentarnos,  como dice Steve Jobs.

Parecemos locos porque en nuestro mundo, las escuelas, prevalece todavía la   visión de las metas, la programación por objetivos por encima del entusiasmo. Porque defendemos el tacto frente a la táctica (Van Manen), el kairós sobre el kronos (Mèlich). El camino y no el puerto. El despliegue individual del talento frente a la obediencia.  Èste es nuestro sueño y por ello nos ven como locos…..


[1] Senge, P. (2006) Escuelas que aprenden, Norma editorial:  (pàg 65), La realidad es una estructura de relaciones que se manifiesta como una mano. Nuestra mano se está reemplazando continuamente a sí misma a medida que mueren las células  y van naciendo otras nuevas (…) Cada día tenemos un páncreas totalmente nuevo.

También Robinson, K (2009): El elemento, Grijalbo, (pàg 328):  Las organizaciones humanas no son como mecanismos; están formadas por personas con vida que se rigen por sentimientos, principios y relaciones. Los organigramas no captan cómo se siente la organización ni cómo funciona en realidad.

O el mismo Lévinas, cuando decía que el otro no puede conocerse como se conoce un objeto. El otro sólo puede desvelarse.

Anuncis

La qualitat d’un mestre es mesura per la forma com empodera l’alumne

La qualitat d’un mestre es mesura per la forma com empodera els alumnes

Ken Robinson

Vídeo de Sir Ken Robinson

  • 0:02:00-04-10…. Es desperdicia la creativitat infantil.
  • 0:05:10- 0:06:10……….0:08:18-0:09:40
  • 11:40-17:40…. Ecologia capacitats. Què és la intel·ligència?. Història de l’autora de Cats.

Dubtes d´estiu

Elías Amorós és un fillet de 11 anys educat a casa que té tres blocs d´investigació. Vaig flipar quan els vaig veure.

M’intriga pensar si serà possible que en el futur els nens siguin reconeguts, si se’ls tindrà el respecte que ara no se’ls té. Per què no se’ls reconeix, per què no els deixem fluir?…

Potser perquè pensem que aprendre va associat a exigència, esforç, duresa? Que la motivació és una conseqüència de l´aprenentatge i no al revés? Què hi ha de veritat en tot això?

Té raó en Ken Robinson (El Elemento, Grijalbo, 2010) que defensa que només aprenem quan ens sentim profundament connectats amb el nostre sentit d´identitat, pàg. 132?   o en té Daniel Willingham (Why don’t students like school, Jossey-Bass, 2009) que defensa que sense esforç no hi ha aprenentatge i que la motivació ve després, un cop has après.

A Summerhill hi havia nens que no aprenien a llegir fins els 17 anys. En Doman diu que als 2 anys ja en poden aprendre… qui té raó?.